BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

29 may. 2010

HISTORIA Y POLÍTICA EN EL BICENTENARIO.

Hace pocos días fueron los actos y festejos centrales por el bicentenario argentino. Se ha podido observar una masiva y pacífica participación popular en las calles. Podría pensarse esa participación como parte de un proceso político mucho más amplio y complejo? No resulta fácil saberlo. Quizá en parte el Bicentenario ha despertado en la ciudadanía una cierta conciencia de pertenecer a una nación con Historia y que su propia historia se entrelaza inexorablemente a los sucesos acontecidos en el país. Ese despertar de una conciencia, de una identidad histórica puede resultar un poderoso impulso para que asumamos que somos parte de la Historia de este país y que nosotros también construimos historia. De ser así estaríamos a un paso de involucrarnos en la realidad que nos toca vivir. Está en uno dar ese paso o no. Para hacerlo no sólo falta saber que podemos darlo, sino tener también el coraje de asumir una posición y explicitarla sin ambiguedades. En este blog me declaro partidario del gobierno nacional y mis ideales coinciden con los de todos aquellos que aspiran a que el Kirchnerismo continue en el poder por muchos años más. Pero hay que analizar los hechos sociales con prudencia. En estos días hemos visto euforia y algunos especulan que el gobierno puede estar obteniendo beneficios por los festejos del Bicentenario. No deberíamos dejarnos llevar por el entusiasmo que generan algunas encuestas virtuales. Por lo menos desde que se supo que se puede manipular esas encuestas desde una oficina equipada con la tecnología adecuada. Es indudable que el apoyo en la web a la política oficial ha crecido significativamente. Basta verlo en las redes sociales o en la actividad de los llamados blogs K. Este mismo blog está en esa línea y dejo asentado que nadie me paga por escribir a favor del gobierno nacional. Pero porque digo que hay que manejarse con prudencia? Así como el ánimo de la gente parece haber mejorado con el Bicentenario, podría suceder que ese entusiasmo comience a diluirse con el paso del tiempo. Decíamos que los festejos por el Bicentanario de la patria parecen haber despertado una conciencia histórica y política en la ciudadanía. Pero aquí también debemos manejarnos con cautela: probablemente sólo se haya tratado del deseo y la incapacidad para apreciar la realidad de quien escribe este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario