BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

17 oct. 2010

DE LEALTADES Y TRAICIONES

17 de octubre, día de la lealtad peronista, originada en aquella jornada histórica de hace 65 años atrás, cuando multitudes de trabajadores ganaron las calles del gran Bs.As y la capital federal para reclamar la liberación del futuro líder del Justicialismo, Juan Domingo Perón.

Un comentario que leí hoy en Facebook decía que en el gobierno actual no hay peronistas. Pero, entonces, si no son peronistas, ¿que son? Ello me llevó a reflexionar sobre la tradición peronista, las lealtades y las traiciones.
Se me ocurre que lo primero que debo aclarar es que soy peronista por tradición familiar. Mi viejo, nacido en el 44, casi junto al peronismo, siempre fue peronista. E intuyo que mi abuelo, Don Pedro Diaz, también se hizo peronista cuando algo, o mucho, de la realidad de los sectores más postergados de la sociedad comenzó a modificarse gracias a un gobierno que se preocupaba por ellos y por la gran masa de los trabajadores argentinos.

Dicho esto, podríamos adéntrarnos en un debate sobre el peso real de las tradición político-familiar en la configuración de una identidad política propia. Es probable que la influencia de la tradición política ya no sea tan decisiva en las generaciones más jovenes que deben votar, cuyos padres ya vivenciaron tiempos de desencantos varios, de dictaduras y el debilitamiento del sistema político argentino, proceso que, a veces con mayor o menor intensidad, aún perdura.

Sin embargo, las tradiciones pueden todavía actuar sobre la decisión del sujeto elector. Y pueden causar fuertes contradicciones internas al advertir que la realidad te da señales que no son las mismas que la tradición te dice; pero uno se resiste a modificar su pensamiento y su accionar por permanecer leal a esa tradición político-familiar y sus símbolos más emblemáticos. (continua)

No hay comentarios:

Publicar un comentario