BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

1 abr. 2011

SECRETOS PELIGROSOS, 3ra parte: Pablo

Pablo es un tipo sencillo, humilde, pero poseedor de un carisma peculiar. Siempre se lo ha visto alegre, ruiseño, contándoles chistes a los demás. Nadie recordaba haberlo visto triste o enfadado. Seguramente que muchas veces habrá experimentado esos estados de ánino pero su filosofía de vida hacía prevalecer siempre su perfil más optimista y enérgico, mostrándose muy seguro de sí mísmo. / Había nacido en una modesta familia en una de las provincias del norte argentino. Sus padres, luego de años de intenso sacrificio como comerciantes, lograron posicionarse en lo alto de la escalera social, por lo que pudieron brindarle una educación de calidad en una institución privada de prestigio. Sin embargo, los vaivenes socioeconómicos del país en general y de la provincia en particular forzaron a que sus padres tuvieran que trasladarse a una localidad en el sur del conurbano bonaerense. Era mediados de los años ochenta y Pablo entraba de lleno en la adolescencia, comenzando a experimentar las mutaciones biológicas y mentales que terminarían por configurar su ser y su personalidad. / Su imagen rebelde, su espíritu desprejuiciado y su seguridad para relacionarse con sus compañeros de estudio hicieron de él un referente indiscutible para todos sus amigos. / Si alguna vez sintió atracción física y emotiva por alguna chica del colegio supo guardarlo muy bien. Sorprendió a todos cuando, luego de regresar de sus vacaciones en su tierra natal, confesó que allí había quedado su novia, esperándolo mientras él terminaba sus últimos años de educación secundaria. Algunos no lo tomaron en serio ya que pensaron que los estaba "macaneando". Pero era cierto lo que decía y a partir de entonces se pudo apreciar una profundización de su sentido de la responsabilidad, con miras hacia ese futuro que inexorablemente iba a llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario