BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

4 abr. 2011

MIS IDEAS EN EL DEBATE..., Izquierda y guerrilleros

Lamentablemente en los años sesenta y setenta las ideologías propias de esas sociedades se fueron radicalizando y la violencia ya existente se hizo más extrema. Pero, ojo aquí, porque no se puede pensar que las guerrillas aparecieron por culpa exclusiva de la existencia de la izquierda. Tener una ideología de izquierda es una visión del mundo, lo mismo es para la derecha. Las diferencias radican en el papel que se les asigne tanto al Estado, como al Mercado o al hombre mismo. Muy simplificadamente diré que mientras la derecha privilegia el desenvolvimiento individualista en relaciones donde las fuerzas del Mercado tienen mayor relevancia que el Estado. En una sociedad más a la izquierda es el Estado el que tiene mayor preponderancia y las fuerzas del Mercado tratan de ser encauzadas para que los hombres procuren privilegiar la comunidad y no la individualidad. Algún día si quieren charlaremos del porqué ni la derecha ni la izquierda han logrado sociedades donde todos vivamos mejor. Pero lo que quiero destacar ahora es que las ideologías de izquierda jamás podrían ser consideradas perjudiciales por todos esos jóvenes que tenían como ideal un mundo mejor. Y para lograr ese ideal era necesario luchar contra un sistema capitalista que basicamente se nutre de las ideas de la derecha. No me van a decir ustedes que en su juventud, es decir ahora, no han tenido el impulso de acabar con el sistema, con el statu quo, y emprender una revolución? Claro,ahora, en los tiempos que vivimos, hablar de revolución está muy devaluado porque lo cierto es que las grandes revoluciones colectivas ya casi son inviables. Pero sí es válido pensar en una revolución personal a partir de nuestras actividades diarias. Es difícil saberlo pero quizás en los 70 también hubiese sido un guerrillero peleando por un ideal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario