BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

6 ago. 2013

UN OCTUBRE AÚN INVERNAL

El mes de Octubre tiene para mi varias significaciones, tanto a nivel personal como en lo que hace a las dimensiones políticas e históricas de nuestro país.
En casa, durante el mes de Octubre, se daba el peculiar hecho de recordar y celebrar los dos cumpleaños de mi viejo. Había nacido el 2 de Octubre de 1944, pero recién fue registrado en la memoria del Estado Argentino el dia 23 de ese mes y de aquel año.
Un año después, en octubre del 45, puede decirse que nació a la vida política argentina una fuerza popular que palpitaba desde hacía tiempo en lo profundo de la sociedad. Cuando el pueblo encontró a su líder nació el peronismo.
Mi viejo, que siempre fue peronista, fue, antes que cualquier libro o película, el primero en transmitirme sus impresiones y razonamientos sobre el 17 de Octubre del 45 y toda la historia que vino después.
Él, al igual que yo -y al igual que muchos- se sintió traicionado y defraudado por el posmoderno caudillo riojano que, cual pastor poseído por un impulso mesiánico, llevó a su rebaño a las fauces mismas del lobo neoliberal.
Él, mi viejo, al igual que yo -y al igual que unos pocos- apostamos todas las fichas a ese gobernador flaco, alto y prácticamente desconocido que los vientos del sur traían al centro de la escena política nacional, en una necesaria renovación de la esperanza que, sin embargo, no contaba con mucho margen de maniobra ante el descrédito generalizado que provocaba la clase política en una sociedad diezmada por las políticas impuestas por el imperialismo globalizado.

Y él, mi viejo, al igual que yo -y al igual que muchos argentinos que lo incorporaron a su sistema emocional- habrá sentido una enorme tristeza y habrá llorado cuando se enteró, un 27 de Octubre del 2010, que Néstor Kirchner, el ex presidente que llegó desde el sur patagónico, había fallecido.
Tres meses después falleció mi viejo. No llegó a votar por la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, quien había sido la gran compañera de vida y de militancia del ex presidente, en Octubre del 2011.

Es decir entonces, que en algunos años el mes de Octubre ha implicado vida, nacimiento, ebullición, expansión, "revolución",
lealtad y primavera.
Pero también han existido los años en donde Octubre ha implicado muerte, decepción, tristeza, retrocesos, "contrarrevolución", traición y una persistente sensación invernal.
Quiero referirme entonces a Octubre de 2013....

(Continúa en breve)

No hay comentarios:

Publicar un comentario