BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

9 ago. 2014

Los Centuriones de Aguilares (proyecto literario a largo plazo)

Por unos instantes cuya duración no podría precisar, pareció que un eclipse dejaría en penumbras a todo el potrero, siendo nuestros cuerpos devorados por las sombras proyectadas por aquel objeto circular que, deslizándose entre nuestra área y la media cancha, se había interpuesto entre el sol y la Tierra.
Cuando la pelota dejó que la luz solar pudiera iluminarnos con su máximo potencial todos pudieron admirar la destreza con la que Miguel durmió el balón en su pecho. Un segundo más tarde, casi sin respirar, lo tenía apretado bajo su pié descalzo, rojizo ya de tantas pisoteadas recibidas por rivales que jugaban con calzado deportivo.
Cuál gladiador que se prepara para lanzar  su arma más letal, levantó su cabeza y observó el rápido movimiento de su hermano Pedro en el área contraria. Intuyó entonces el mejor lugar donde la desenfrenada carrera debía cruzar la trayectoria de la pesada pelota y con toda su fuerza le pegó con su prodigiosa zurda.
Sinceramente no creo que muchos se hubiesen atrevido a dar el salto y meter la cabeza para desviar lo que ya había dejado de ser una pelota para convertirse en una pesadísima y mortífera bala de cañón.
El arquero de ellos no tuvo una reacción digna de los grandes porteros y no hizo mucho por detener la esfera incandescente que ingresó en el ángulo superior derecho de su arco.
Pero no pudimos celebrar inmediatamente aquella obra maestra, de la que me sentía infinitamente orgulloso, no solo por mi condición de arquero que había iniciado la secuencia hacia el gol de la victoria, sino por el peculiar hecho de que los otros dos jugadores partícipes de la jugada eran mis hermanos.
Al ver caer a Pedro luego del cabezazo corrí enloquecido hasta el otro extremo de la cancha. Miguel ya estaba allí,  intentando reanimarlo. Los otros changos contemplaban entre sorprendidos y asustados. Permaneció inconsciente solo segundos...los más prolongados de mi vida. Al abrir sus ojos y ver a todos sobre él preguntó:
_Que? Ganamos ?
La respuesta fue una exclamación colectiva plena de algarabía, donde se mezclaban la tranquilidad por verlo recuperado a nuestro goleador y la felicidad por haber vencido a un duro rival, quizás el más difícil de los que habían llegado desde los barrios ricos.

Tan importante victoria sin duda acrecentaría nuestra fama en el barrio propio y en los vecinos. Pedro, Miguel y Juan Centurión. Los tres centuriones del barrio Independencia cuya popularidad comenzaba a expandirse a las demás barriadas de Aguilares.
Los del equipo rival ya se retiraban cuando uno de ellos se detuvo para gritarnos:
_Hey, "centuriones", porque no le ruegan a Perón una ayuda? Aunque sea para unas zapatillas que les de dignidad!

Miguel ya quería correrlo pero le tomé del brazo:
_No vale la pena. Quedaron calientes por la paliza que les dimos.
_Si, pero...

No término de expresar su pensamiento. Aunque se lo percibía molesto por aquel malicioso comentario.
Pedro ya marchaba unos metros delante nuestro y sin darse vuelta casi que gritó:
_Volvamos a casa!. Mañana será un gran día por la llegada del presidente.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario