BIENVENIDOS

No soy politólogo, ni sociológo, ni historiador, ni critico literario. Tampoco soy profesor, escritor o músico. Aunque les confieso que me gustaría ser algo de todo lo que mencione. Vivimos tiempos cruciales, intensos. No es momento de callarse la boca, de cruzarse de brazos. El pensamiento y la acción ponen en movimiento las ideas. Ellas siempre nacen crudas, incompletas, imperfectas. Razonarlas a fuego lento, difundiéndolas y discutiéndolas, es tarea crucial de la existencia. En éste, mi blog, intento concretar esa tarea. Te invito a pasar, si tus intenciones son reflexionar, argumentar y debatir con respeto por la opinión del otro.

5 ago. 2012

PROFUNDIZANDO EN EL SUBTITULO

El subtitulo en cuestión es el que intenta establecer los objetivos, y tal vez los limites, del presente blog. Si le prestamos algo de atención advertiremos que trata sobre dos dimensiones bien diferenciadas que, sin embargo, tienen una inevitable vinculaciónd entre sī.

Por un lado tenemos una dimensión mas bien personal, intimista. "Mi busqueda de sentidos" implica, inequivocamente, un permanente ejercicio reflexivo que intenta explicitar las razones por las que debiera querer vivir. Pero ese existir como ser organico, racional y pasional a la vez, se da en una dimensión temporal y territorial, donde el individuo es parte de una sociedad cuyo devenir se inserta en un relato histórico. Es decir, entonces, que los "tiempos de incertidumbre" a los que hace referencia el subtitulo del blog, caracteriza la segunda dimensión, la cual le da un contexto a las inquietudes y particularidades de la primera dimensión. Ahora bien, podriamos preguntarnos, entre otras cuestiones: ¿porqué son tiempos de incertidumbre? ¿Desde cuando lo son? ¿cuales son sus consecuencias? Y, sobre todo, ¿quienes son los responsables de crear la incertidumbre de este Tiempo y cuales son los beneficios que obtienen de ello? Tal variedad y complejidad en la temàtica planteada puede derivar en numerosas respuestas que podrian, con o sin intencionalidad, conducirnos a pantanos que solo entorpecerian nuestros sinceros intentos por conocer la verdad. Alcanzarla nos demandarà estar atentos, procurando un esfuerzo en la aplicación del sentido comun y del espiritu critico. Algunos, casi burlàndose de mi subjetividad, me diran: ¿"pero te parece que asi son estos tiempos" ? ¿Sera para tanto? ¿No te estara traicionando el hecho de hacerte tantos cuestionamientos (dramas)?"? Pero no hay que engañarse: detras de ese tono sobrador se oculta en verdad el malestar por cuestionar un estado de situación que debe ser provechoso para algunos, no muchos. En gran medida puede suceder tambiėn que la burla sea auténtica, pero ella deriva, seguramente, de la no toma de conciencia, de la negación, o de la mas pura ignorancia de la realidad. Esta claro que no todos podemos pensar de igual manera, pero en ese desprecio por la dimensión personal, que todos debieramos ejercitar para analizar la dimensiòn temporal, también se puede advertir la lógica de los razonamientos de aquellos que consideran que "la duda es una jactancia de los intelectuales" o de los que repiten sin mas "¡lo hecho, hecho està!", cerrando asi toda posibilidad de revisar el pasado. A todos ellos les debo decir que "mi busqueda de sentidos en tiempos de incertidumbre" conlleva una absoluta complementariedad entre aquellas dimensiones ya mencionadas. ¿Puede suponerse que la incertidumbre es propia de nuestra coyuntura, es decir, un producto del aquí y ahora? Claro que no y quien asi lo crea estarà encaminado a obtener malos diagnósticos de la realidad puesto que la misma se viene configurando desde varios siglos atras Por otro lado, lamento desilucionar a los que sostienen que el actual gobierno es responsable de todos nuestros males. Veremos, al profundizar el anàlisis, que cada vez màs los Estados y sus gobiernos se hallan atados de manos ante el avance y accionar de las fuerzas que controlan el desarrollo humano. Y llegado el caso que algunos gobernantes, en especial de las naciones del llamado "primer mundo", tuviesen cierta capacidad de maniobra, siempre será en calidad de títeres de los verdaderos amos: los creadores del caos e impulsores del aniquilamiento humano. Pero no es conveniente que nos apresuremos en las definiciones; el avanzar lentamente pero a paso firme puede contribuir a una mejor identificación, tratamiento y comprensión de todos estos procesos que acontecen, la mayor de las veces, en la màs oscura y siniestra de las profundidades. ¿Porquė decimos que la incertidumbre caracteriza a los tiempos actuales? Ello es asi, fundamentalmente, por la ausencia abrumadora, y casi absoluta, de certezas. A los que afirman que estoy exagerando en las caracteristicas de nuestra actualidad se les anteponen los que dicen que incertidumbre hubo siempre, descreyendo totalmente de que los tiempos pasados hayan sido mejores que los presentes. No estoy afirmando que la incertidumbre no haya estado presente en otros periodos del desarrollo humano. Pero estoy convencido que la actual se extiende de manera imparable, con una fuerza arrolladora, cuya capacidad destructiva solo podemos suponer extraordinaria y realmente nefasta para el futuro de nuestras sociedades: ¡nunca antes las certezas de la humanidad han sido tan escasas y tan precarias! Hubo un tiempo en que la certeza de la mortalidad humana, asi como la incertidumbre por lo que sucede despues de la muerte, quedaban bajo la órbita de las religiones. Luego, el avance del Estado, la secularización de las sociedades y el desarrollo de las ciencias, contribuyeron a restarle poder a las interpretaciones trascendentes de la existencia. Una nueva "fe" comenzó a forjarse en torno a la certeza de que el hombre alcanzaria un estadio donde el desarrollo cientifico seria clave para sostener el progreso y bienestar de la sociedad. Aunque ese paradigma filosófico tecnicista ha ido perdiendo algo de su fuerza original aun es posible advertir que la idea de lograr la "inmortalidad" continua siendo parte de los intentos por exterminar, paradogicamente, una de las pocas certezas que aun tiene el hombre. Probablemente la mayor y más aterradora de las incertidumbres de los tiempos actuales sea la suerte que le espera a la humanidad en las próximas décadas, es decir, el futuro de los hombres, mujeres y niños que habitaran este planeta. Tal es la situación de deterioro climático ,y de la decadencia moral y social de las sociedades, sumado a un creciente clima de hostilidad militarista, que uno empieza a dudar de si ese futuro se dará en décadas o en tan sólo unos años más. Y es justamente esa duda lo que hace de esta incertidumbre una carga tan "pesada", ya que si fuese a desencadenarse en décadas no pocas personas dejarian de preocuparse por lo que podria pasar. (CONTINUA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario